V DELICIA SURREALISTA: “LA FACCIÓN SURREALISTA DE TENERIFE: ERUPCIONES ONÍRICAS EN MITAD DEL ATLÁNTICO”

La V Delicia Surrealista (que tendrá lugar en el lugar y hora habitual, a saber, la libreríaLa Delicia de Leer en c/ Juan Agapito y Revilla 10, 47004 Valadolid, a las 20.30h.) emplaza a interesados y curiosos a participar en un acto que pretende homenajear y rescatar del olvido al que la ha condendo el mediocre establishment literario actual a la Facción Surrealista de Tenerife. Quienes participen, que tengan por seguro que recibirán las bendiciones del santísimo Piojo Eléctrico. Ahí es nada.

La Facción Surrealista de Tenerife fue el único proyecto de grupo surrealista que cuajó en territorio español. Se agruparon en torno a la Gaceta de Arte, revista de crítica de arte mensual dirigida desde Santa Cruz de Tenerife por Eduardo Westerdahl. En sus páginas escribieron el crítico Domingo Pérez Minik y los poetas Agustín Espinosa, Pedro García Cabrea, Domingo López Torres, Emeterio Gutiérrez Albelo y José María de la Rosa. Su defensa del surrealismo fue respaldada por una visita a la isla del mismísimo Breton, junto con su pareja de entonces la pintora surrealista Jacqueline Lamba y el poeta Benjamin Peret.

Breton, Lamba y Peret con miembros de la Facción Surrealista de Tenerife

 

Este compromiso con el surrealismo llevó a alguno de los miembros del grupo de Tenerife a ser perseguidos tras la victoria franquista en la Guerra Civil. Así Agustín Espinosa, autor de uno de los libros, Crimen, más bellos a la vez que tenebrosos del surrealismo en lengua hispana, catedrático de lengua y literatura de instituto, fue separado de su cátedra y acosado hasta su muerte por pacatos falangistas, ofendidos en su estrechez mental por los pasajes más escabrosos de su prodigioso libro. Hay quien dice que los fascistas le hicieron tragarse hoja por hoja su Crimen. Por su parte, Cabrera, que ocupaba un cargo político en la Segunda República, vagó durante años por cárceles españolas donde tenía que escribir a escondidas. Más dramático fue el destino del poeta Domingo López Torres, el más joven del grupo y el más apasionado defensor de la Revolución Social, que fue encarcelado, torturado y lanzado al Atlántico en un saco usado para transportar plátanos. Su cadáver se lo tragó su amado Atlántico sin dejar rastro. Gutiérrez Albelo, en cambio, se entregó al catolicismo y así pudo lavar su “mancha” ante la sociedad franquista. Es una pena que a pesar del terrible sacrificio realizado, estos poetas apenas sean reconocidos fuera del archipiélago  canario.

Paisaje Cómico de Óscar Domínguez

 

CRIMEN (fragmento) por Agustín Espinosa

Estaba casado con una mujer lo arbitrariamente hermosa para que, a pesar de su juventud insultante, fuera superior a su juventud su hermosura. Ella se masturbaba cotidianamente sobre él, mientras besaba el retrato de un muchacho de suave bigote oscuro.

Se orinaba y se descomía sobre él. Y escupía –y hasta se vomitaba– sobre aquel débil hombre enamorado, satisfaciendo así una necesidad inencauzable y conquistando, de paso, la disciplina de una sexualidad de la que era la sola dueña y oficiante.

Ese hombre no era otro que yo mismo.

Los que no habéis tenido nunca una mujer de la belleza y juventud de la mía, estáis desautorizados para ningún juicio feliz sobre un caso, ni tan insólito ni tan extraordinario como a primera vista parece.

“Ella creía que toda su vida iba a ser ya un ininterrumpido gargajo, un termitente vómito, un cotidiano masturbarse, orinarse y descomerse sobre mí, inacabables.

Pero una noche la arrojé por el balcón de nuestra alcoba al paso de un tren, y me pasé hasta el alba llorando entre el cortejo elemental de los vecinos, aquel suicidio inexplicable e inexplicado.”

No fue posible que la autopsia dijera nada útil ante el informe montón de carne roja. El suicidio pareció lo más cómodo a todo el mundo. Yo, que era el único que hubiera podido denunciar al asesino, no lo hice. Tuve miedo al proceso, largo, impresionante. Pesadillas de varias noches con togas, rejas y cadalsos me aterrorizaron más de lo que yo pensara. Hoy me parece todo como un cuento escuchado en la niñez y, a veces, hasta dudo de que fuese yo mismo quien arrojó una noche por el balcón de su alcoba, bajo las ruedas de un expreso, a una muchacha de dieciséis años, frágil y blanca como una fina hoja de azucena.

Pero ni el recuerdo de ella ni el retrato del muchacho de suave bigote oscuro se han separado jamás de mí.

En mis farsas peores, les hago intervenir a los dos, disfrazándoles a mi gusto, y decepcionándoles premeditadamente con finales demasiados imprevistos.

En una hora de inconciencia y olvido pasajeros, he hecho la elegía a María Ana, que doy en este libro. Una elegía a una María Ana que viviera ahora, en 1930, pero anterior, en mis recuerdos, al crimen, aunque no al vómito y el salivazo. Una María Ana de mis ajenos años de estudiante de Filosofía y Letras. La María Ana, en fin, del joven de suave bigote oscuro. O mejor aún: la elegía que a María Ana hubiera podido hacer tan odioso y feliz mancebo.

Para salvarla de mi crimen –de la presión del tren sobre ella y del pánico de la caída- he escrito el relato titulado “Revenant o el traje de novio”.

Aquí muere María Ana en su cama blanca de prometida, arropando el adiós con una sonrisa prestada. Si la he disfrazado de Miss Equis, ha sido para desnudarla de algún modo de su andalucismo moreno, que me hubiera obligado a volverla a tender de nuevo bajo otros trenes de la madrugada.

Luego sólo he tenido –y he realizado- el capricho explicable de reunir en mi casa, una noche, a mis buenos amigos en el anonimato. A mis desconocidos camaradas en un crimen impune: un cable eléctrico, un jazminero, una hoja Gillette, una cuna, un pene de 63 años, etc.

Frente a todos los crímenes anónimos de mis criminales huéspedes de una noche, ha permanecido mi crimen en su sitio propio de sensacional, único y gran asesinato pasional. De crimen tipo. De crimen de novela más que de crimen ocurrido.

Sobre él y sobre mis lectores caigan desde hoy mis futuras maldiciones y persecuciones, la miseria actual y las pústulas pretéritas de mi cuerpo senectuoso de narrador emocionado del asesinato propio y de los crímenes ajenos.

Yo ya sólo vivo para un estuche de terciopelo blanco, donde guardo los ojos azules, encontrados por el guardagujas la menstrua alba de mi crimen, entre los últimos escombros sanguinolentos de la vía.

[ También en El batiscafo rojo ]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll to top