Gregory Corso: De ‘Gasolina’ a ‘Bomba’ o el surrealismo a golpes

 

El próximo jueves 12 de febrero, un piojo eléctrico un tanto gamberro, macarra y hasta neoyorkino nos invita a conocer al italoamericano Gregory Corso. Será como siempre hacia las 20:30 en La Delicia de Leer.

AllenGinsbergandGregoryCorso
Allen Ginsberg and Gregory Corso

Gregory Nunzio Corso (Nueva York, 1930-2001), hijo de emigrantes italianos, vivió con padres adoptivos una infancia y adolescencia difíciles, en que incluso conoció la cárcel. Durante su reclusión leyó de manera intensa, especialmente la obra de Percy B. Shelley y Rimbaud.  Fue un poeta precoz, y el más joven de la llamada generación Beat, amigo incondicional de Allan Ginsberg.

Su poesía está marcada por el informalismo de los beat, pero aderezada de un fuerte humor corrosivo contra las convenciones y conceptos tradicionales, incluyendo el basto mundo de Nueva York y del resto del planeta, con su historia y sus culturas, en un abigarrado fraseo jazzístico en el que abundan magistrales golpes de imágenes surrealistas. Es sin duda el más surrealista del grupo, tanto por la práctica del automatismo en su escritura como por su ironía caústica, pero ante todo, por su actitud vital, que le llevó embarcarse en todo tipo de viaje alucinógeno mediante psicotrópicos varios.

En vida publicó entre otros títulos: The Vestal Lady on Brattle (1955), Gasoline (1958), The Happy Birthday of Death (1960), Long Live Man (1962), Elegiac Feelings American(1970), Herald of the Autochthocnic Spirit (1981) y M.I.N.D.F.I.E.L.D. (1989).

Por desgracia, y como sucede muy a menudo en nuestros lares, su obra poética está sólo parcialmente traducida: La dama vestal de Brattle, Gasolina y otros poemas, y El feliz cumpleaños de la muerte (que incluye su famoso poema “Bomba”).

gb-29-gregory-corso-gasolina-poemasMuchos de sus poemas tienen como tema central un concepto o idea (Amor, Amistad, Matrimonio, Bondad) con los que juega de forma constradictoria e hilarante, hasta alcanzar su vaciamiento ideológico. En otros muchos, sin embargo, lo cotidiano se torna simplemente sorprendente:

VINISTE LA PASADA TEMPORADA

Viniste e hiciste caramelos de perra gorda con tus pulgares
Yo te robé y te comí
Y mis pies aplastaron tus envolturas
en un millar de calles
Tú heriste mis dientes
Tú pusiste granos en mi cara
Tú no hiciste nada por la salud
Tú nunca fuiste demasiado vitamínica
Tú ensuciaste manos
Y como eras más pegajosa que la goma
Tu señal nunca se quitó
Tú manchaste una barbaridad.


Gregory Corso. Gasolina y otros poemas. Producciones Editoriales, 1980. Traducción de Diego A. Manrique. Portada y contraportada: Jordi García.

Más poemas de Gregory Corso en Taringaotra iglesia es imposible, al pie de la palabra, letralia.

Y Corso hablando de su poesía: Gregory Corso – Algo Acerca de Mis Comienzos … y Lo Que Siento Ahora

Gregory_Corso_ill_artlibre_jnl

 

 

 

About the author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.