René Char, fulgor y misterio

  Hay quien escribe con su sexo, está quien escribe desde su vientre, alguien le da por palabrear corazones rotos… y de vez en cuando está quien vuelca en signos el aliento del mundo, el fulgor presentido, el misterio inaccesible de la roca ígnea y de las estrellas siempre nocturnas. Así se arma la...

Scroll to top