Un perro andaluz o el surrealismo gamberro

Este jueves 16 de marzo, la onírica neurona – sola y única- del piojo eléctrico nos sugiere los primarios y primeros alucinados señuelos del gran macarra visual que fue el cineasta Luis Buñuel. Con esta gran provocación de 1929 se deleitó su creador y provocó vómitos y defecaciones sin par en los puritanos de la época.

Ahora, a casi un siglo de su realización y proyección, su poder provocador quizás se haya transmutado en energía evocadora, y nos invite -más allá de superficiales y superfluas interpretaciones sicoanalíticas- a desentrañar y reinterpretar lo que es el juego sin tapujos y casi sin reglas, la inmersión en un espacio-tiempo de imágenes que se reflejan a sí mismas, y reiventan un mundo de amor y de muerte, de seducción y de asco, de sumisiones y de inconscientes revueltas…  lo más simple entre humanos es siempre el asesinato.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Please type the characters of this captcha image in the input box