César Moro

“CÉSAR MORO O LA SUBLIMACIÓN DE LO FORTUITO” EN LAS DELICIAS SURREALISTAS

 

El Piojo Eléctrico se complace en invitaros en la librería La Delicia de Leer a una disertación sobre uno de los más injustamente olvidados poetas surrealistas latinoamericanos: el peruano César Moro (1903-1956). Sea por lo radical de su propuesta poética, a saber, la práctica de la más genuina escritura automática, o sea por haber escrito la mayor parte de su obra en una lengua extranjera, el francés, sus libros fueron ninguneados por las grandes editoriales (el propio padre del surrealismo en América Latina, Aldo Pellegrini, se quejaba amargamente de cómo uno de los libros más bellos de Moro, La tortuga ecuestre, su único poemario en español, no encontró editor durante largos años). Pero nada de ello minó el espíritu inquieto de Alfredo Quípez Asín, tal era su verdadero nombre, que siguió involucrado en la difusión del surrealismo, desde sus primeros contactos con el grupo parisino encabezado por Breton en los años 20 del siglo pasado, pasando por su colaboración con en diversas revistas del surrealistas como DYN El hijo pródigo, hasta la organización de la Cuarta Exposición Internacional Surrealista junto con Breton en México en los años 40. Murió prematuramente víctima de una leucemia en 1956 en Lima, con la falta de atención de crítica y público que desgraciadamente le había acompañado durante toda su vida. Hoy día es considerado uno de los más importantes poetas de Perú y es reivindicado incluso por el establishment literario del país andino, no en vano Moro había sido profesor de francés de Vargas Llosa en el Colegio Militar Leoncio Prado de la ciudad peruana de Callao.

El Piojo Eléctrico os invita a disfrutar de este fantástico poeta el jueves 12 de noviembre a las 20.30 en la librería La Delicia de Leer en C/ Juan Agapito y Revilla, 10.

CesarMoroCH

VISIÓN DE PIANOS APOLILLADOS CAYENDO EN RUINAS
por César Moro

El incesto representado por un señor de levita
Recibe las felicitaciones del viento caliente del incesto
Una rosa fatigada soporta un cadáver de pájaro
Pájaro de plomo dónde tienes el cesto del canto
Y las provisiones para tu cría de serpientes de reloj
Cuando acabes de estar muerto serás una brújula borracha
Un cabestro sobre el lecho esperando un caballero moribundo de las islas del
Pacífico que navega en una tortuga musical divina y cretina
Serás un mausoleo a las víctimas de la peste o un equilibrio pasajero entre dos trenes que chocan
Mientras la plaza se llena de humo y de paja y llueve algodón arroz agua cebolla y vestigios de alta arqueología
Una sartén dorada con un retrato de mi madre
Un banco de césped con tres estatuas de carbón
Ocho cuartillas de papel manuscritas en alemán
Algunos días de la semana en cartón con la nariz azul
Pelos de barba de diferentes presidentes de la república del Perú clavándose  como flechas de piedra en la calzada y produciendo un patriotismo violento en los enfermos de la vejiga
Serás un volcán minúsculo más bello que tres perros sedientos haciéndose  reverencias y recomendaciones sobre la manera de hacer crecer el trigo en pianos fuera de uso
moro02
También en El Batiscafo Rojo