SOÑAR CON EL PIOJO… ELÉCTRICO

Es cierto, es verdad, es verídico, es objetivo y por lo tanto subjetivo, es espeluznante y tierno, es lo suyo, lo que corresponde, la superrealidad más profunda, el vacío y lo lleno, la mística de verso, la materialidad del deseo, lo que une y dispersa, lo único y lo múltiple, el silencio y su ruido, la nada y su todo, es acontecer y solo pasar por posar en las vigas inútiles y en las vaginas sin luna, es el dios que queda y que nos sueña, el azar objetivo, la idiosincrasia per se, la sustancia del mundo, de cualquier mundo que imaginar se pueda, es como el colirrojo tizón de cola temblorosa, humilde en su orgullo y soberbio en su minucia, fue testigo acuoso de nuestro origen, el vino que nos preñó y se alimentará parsimonioso de nuestras uñas cuando sólo seamos uñas, es quintaquinta esencia de toda esencia que nos orina, que nos eyacula, que nos avizora con sus larvas de plumas, con sus inmaculados pétalos de orquídea, y la tipografía dijo a la hormiga haz un poco de pan para ensuciarme con el sol del mediodía, asi por eso y aquello y por el tiempo que es silbido de amapolas, más dulce shock que el espanto de no soñar despierto, y mucho mucho más si te dejas acariciar por sus colmillos de cielo, por su cátodo de lava y su ánodo de turba…. es el que nos deja, en sus vacaciones de lluvia, para conquistar otras pieles de foráneos difuntos, es el PIOJO ELÉCTRICO que nos grita: habla y muere, y cuando mueras habla sin parar hasta que te olviden los vivos.

Hablaremos pues, cada cual a su antojo, en el abandono divino, para encontrar a caso un eco sin eco, o un tráfago de luciérnagas que ilumen lo oscuro.

Será este jueves 29 de junio en La Delicia de Leer, una delicia surrealista… a la hora convenida.